Self-harmony

No podemos controlar el estado emocional de las personas que nos rodean, ellos viven su propio proceso … sin embargo el hecho, de que tu estés en armonía, hace que seas una influencia positiva para ellos … esa es la mejor aportación que podemos dar a los demás.

🐑 El Síndrome de la Oveja.

La hierba es el bombardeo consumista, el fútbol (me recuerda mucho al circo romano), la televisión, y todo aquello que afecta a las masas, la democracia que pensamos que es una conquista de la gente humilde, en realidad no es así, ha sido una concesión deliberada y tácita del poder a sabiendas de que ellos seguirán controlando la situación porque nos han hecho un regalo envenenado, porque es cierto que en democracia todos votamos y “la mayoría” es la que pone y quita, pero no es menos cierto que si en una pequeña comunidad de vecinos es difícil ponerse de acuerdo, lo es mucho más a nivel país, comunidad europea, etc. 

El poder se ríe de nosotros por la incapacidad de llegar a unirnos, de ponernos de acuerdo y, siguen robando impunemente, sus tentáculos llegan a todos los estamentos, especialmente a la justicia que está contaminada y no es imparcial ni independiente. 

Hay tres grandes males que envenenan la mente de los hombres: la codicia, la IGNORANCIA y la envidia. Son la debilidad de la especie humana.

La mayoría de las personas están en un bucle que produce una falta de conciencia de lo que está pasando (la inmensa mayoría de la población no vive en el presente, el estado ordinario de sus mentes está en el pasado o en el futuro, depresión o ansiedad, los grandes males del siglo XXl) y sus efectos derivan en un victimismo galopante que instaura en la mente de los hombres el pensamiento de que la culpa siempre es de los demás y que uno es una pobre víctima que no puede hacer nada y además como víctima no es responsable de lo que le sucede. 

Y ese es el error, o más bien la trampa. Si no eres responsable en algún grado de tu situación, tampoco puedes participar de la solución. Y entonces estás renunciando al gran poder que la creación depósito en el espíritu del ser humano y que nos diferencia del resto de los seres, el libre albedrío, un inmenso privilegio del que la mayoría de las personas sencillamente ni siquiera son conscientes, desperdiciando esa posibilidad casi “divina” que se nos ha concedido de serie, la posibilidad de ELEGIR, la que nos hace libres pero, también responsables de hacernos cargo de nuestras vidas y del tiempo que nos ha sido concedido.

Cuestionar la forma en que hacemos las cosas

“Vivimos y trabajamos en una época que nos desafía a cuestionar todo lo que sabemos. Nuestras formas tradicionales de liderar, gerenciar, enseñar, y nuestras interpretaciones tradicionales y formas de actuar son insuficientes para hacernos cargo de las inquietudes que enfrentamos hoy día, tanto de individuos como organizaciones.”

En el complejo y vertiginoso entorno de cambio en el que vivimos, nuestras prácticas habituales y las explicaciones con las que vivimos resultan insuficientes para darle sentido a la vida personal y profesional. Las formulas del éxito de ayer ya no funcionan para resolver los problemas de hoy y nos imponen nuevos desafíos para movernos con efectividad y bienestar dentro de la incertidumbre del presente.

“El directivo de la empresa del futuro requerirá disponer de las competencias de un coach… Debe ser alguien capaz de identificar los obstáculos que obstruyen el desempeño y el aprendizaje de su gente y desarrollar intervenciones capaces de disolverlos.”

No es lo que dices sino como lo dices

“Una sabia y conocida anécdota árabe dice que en una ocasión, un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó llamar a un Adivino para que interpretase su sueño.- Qué desgracia Mi Señor! – exclamó el Adivino – Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.
– Qué insolencia! – gritó el Sultán enfurecido

– Cómo te atreves a decirme semejante cosa? Fuera de aquí!!! Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.

Más tarde ordenó que le trajesen a otro Adivino y le contó lo que había soñado.
Éste, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo: Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobreviviréis a todos vuestros parientes.

Iluminose el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó le dieran cien monedas de oro.
Cuando éste salía del palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

-No es posible!, la interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer Adivino. No entiendo por qué al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro.
Recuerda bien amigo mío – respondió el segundo Adivino – que todo depende de la forma en el decir…. “ 

Compartiendo la luz (cuento de Hu-Song)

Hu-Song, filósofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia:”… Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna donde no podían ver casi nada. Pasó algún tiempo, y uno de ellos logró encender una pequeña tea; aunque, la luz que daba era tan escasa que aun así no se podía ver nada. Al hombre, sin embargo, se le ocurrió que con su luz podía ayudar a que cada uno de los demás prendieran su propia tea y así compartiendo la llama con todos la caverna se iluminó”.
Uno de los discípulos preguntó a Hu-Song:
¿Qué nos enseña, maestro, este relato?
Y Hu-Song contestó:
Nos enseña que nuestra luz sigue siendo oscuridad si no la compartimos con el prójimo. Y también nos dice que el compartir nuestra luz no la desvanece, sino que por el contrario la hace crecer.
“El compartir nos enriquece en lugar de hacernos mas pobres”.
“Los momentos más felices son aquellos que hemos podido compartir”.

Perhaps we can meditate

On the outside, we can explore new places, go to a country we’ve never been before, explore new friendships, read new books. But how do we explore the inside? How can we achieve a new outlook, a new vision of the present and the future? How can we shift actions that no longer serve us? Stop overindulging, judging people, including ourselves? How can we raise our vibration?